Nueva especie de orquídea, Lophiaris silverarum

mayo 9th, 2014 by orquidofilo

El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) de Panamá informó hoy del hallazgo en el país de una nueva especie de orquídea (Lophiaris silverarum) bautizada en honor a su descubridora, Katia Silvera.

Lophiaris silverarum

El Smithsonian detalló en un comunicado difundido este jueves que Katia Silvera y su padre, quienes operan una pequeña empresa de orquídeas, colectaron hace ocho años en una de sus habituales caminatas por los bosques de Panamá una de esas flores, que finalmente resultó ser una nueva especie y “recientemente ha sido nombrada en honor” de la joven.

“La colectamos pensando que era otra cosa. Cuando floreció en el vivero nos dimos cuenta que no teníamos idea de lo que era”, comentó la joven Silvera, que tiene una beca de tres años de duración en el Smithsonian en Panamá.

Encontrada sólo en pequeñas zonas del centro de Panamá, en las provincias de Coclé y Veraguas, la Lophiaris silverarum fue descrita formalmente en México por el experto en orquídeas Germán Carnevali.

Silvera señaló que ella y su padre, Gaspar, practican mucho senderismo en la búsqueda de plantas y que les “tomó años encontrar esta” nueva orquídea. Reconoció que las dificultades para hallar material suficiente para el análisis de la orquídea alarga el proceso de nombrar a una nueva especie.

Read the rest of this entry »

Micorriza

abril 30th, 2014 by orquidofilo

por Jorge Gonzalez

micirriza

En la naturaleza se dan asociaciones que benefician a los seres involucrados. A nivel vegetal, una muy antigua es la aso-ciación mutualista o simbiótica con hon-gos. La unión de alga y hongos forma los líquenes, lo cual permitió a las algas colo-nizar otros ambientes. De las plantas fanerógamas –que dan flores- cerca del 80% tienen algún tipo de asociación con hongos. Esto permitió la colonización de las plantas sobre la superficie terrestre. El término se compone de las palabras “mico” = hongo, y “rhiza” = raíz. Esta unión a nivel de raíz, con los hongos, se denomina micorriza y constituye un equili-brio de común beneficio, en el que el hon-go recibe carbohidratos –azúcares- a cambio de ayudar a la planta en la absor-ción de minerales, especialmente fósforo, magnesio y hierro. Igualmente los hon-gos facilitan a la planta la absorción de nitrógeno.

El concepto botánico se aplica a las orquídeas también. En las orquídeas, debajo del velámen, y llegando hasta los espacios intercelulares del córtex, se en-cuentran las hifas de hongos especializa-dos, generalmente del grupo parecido a Rhizoctonia. No todos los hongos son capaces de formar micoriza en la raíz de las orquídeas, por ser una forma especial de simbiosis, denominada Endomicoriza, por estar dentro de la raíz. Otros géneros de hongos son capaces en otras plantas de formar asociaciones externas sobre la raíz, llamadas Ectomicorizas. (En pastos, frutales, caña de azúcar, trigo, maíz, pa-pa, tomate, pinnaceas, ciperáceas, etc.)
Read the rest of this entry »

Isochilus alatus Schltr.

junio 20th, 2013 by orquidofilo

Isochilus alatus Schltr.

Eduardo A. Pérez García
Departamento de Ecología y Recursos Naturales
Facultad de Ciencias
Universidad Nacional Autónoma de México

1
Flores de Isochilus alatus. Foto y cultivo: Eduardo A. Pérez García.

Con cerca de 30,000 especies silvestres, la familia de las orquídeas es una de las más diversas del planeta. De acuerdo conla teoría de la evolución, todas estas especies se originaron a partir de un ancestro común. Los biólogos tratan de reconstruir como ha ido sucediendo este proceso natural, y para ello utilizan a la taxonomía y a la sistemática para clasificar, de una forma ordenada y jerárquica, a las especies. Sin embargo, la tarea es muy complicada, esto no es solamente es debido a que en el presente hay muchas especies, sino porque sólo vemos una parte de la película al ver exclusivamente a las especies evolutivamente recientes, ya que casi no hay orquídeas fósiles que nos muestren cómo fue el proceso evolutivo.
Una forma con la cual los taxónomos se ayudan en la clasificación es mediante la subdivisión de la familia en grupos y subgrupos. Estos grupos se ubican a diferentes niveles, siguiendo una jerarquía que debe reflejar los procesos de divergencia entre los taxones. De esta manera, los grupos superiores sugieren una diferenciación más antigua y los grupos de menor jerarquía (especies, subespecies y variedades) referirán una diferenciación más reciente. La mayoría de nosotros conocemos los grupos de diferenciación más reciente, los géneros y las especies, incluyendo las categorías por debajo del nivel deespecies como subespecies, variedades y formas hortícolas. Al ser las categorías de más reciente formación, las diferencias son más sutiles y por ello son más susceptibles de ser modificadas; por lo cual, allí se centran muchos de los cambios nomenclaturales.

2
Isochilus alatus. Foto y cultivo: Eduardo A. Pérez García.

En el otro extremo de la jerarquía taxonómica, dentro del nivel de familia, los grupos superiores se denominan subfamilias, tribus y subtribus. Así, dentro de la familia Orchidaceae existen las siguientes cinco subfamilias: Apostasioideae (con 16 especies aproximadamente y 2 géneros), Vanilloideae (250 spp/15 gén.), Cypripedioideae (155 spp./5 gén.), Orchidoideae (4700 spp./211 gén.), y Epidendroideae (19,800 spp./570 gén.). Como se podrá notar estos grupos tienen nombres derivados de un género representativo. Cabe señalar que la forma en que terminan los nombres de los grupos indica su nivel; por ejemplo, la terminación “aceae” indica nivel defamilia (ejemplo; Orchidaceae), mientras que “oideae” indica una subfamilia (ejem.; Orchidoideae), “eae” señala a una tribu (ejem.; Epidendreae) y la terminación“inae” a una subtribu (ejem; Bletiinae, Chysiinae, Ponerinae). Tradicionalmente los grupos se han formado por la presencia de caracteres morfológicos, particularmente los caracteres compartidos entre las especies del grupo. Recientemente, la incorporación de las características moleculares ha permitido a los taxónomos incorporar nuevos caracteres, que antes eran imperceptibles a los ojos de los taxónomos. El lado bueno de este avance científico es que los grupos que se reconocen tienen un sustento más natural. El lado malo del asunto es que se ha generado un sin número de cambios taxonómicos que tienen hartos a los aficionados e incluso a los demás biólogos que no son taxónomos.
La subtribu Ponerinae es un grupo que se está sustentado más por los resultados de las clasificaciones basadas en la información genética (filogenias moleculares) que en los caracteres morfológicos tradicionales. Esta subtribu está formada por los géneros Isochilus, Ponera, Nemaconia y Helleriella, y en total tienen unas 22 ó 26 especies. Esta subtribu se distribuye de manera exclusiva en América tropical, desde México hasta Argentina, e incluye algunas islas del caribe, como Cuba y Jamaica.
El género Isochilus tiene alrededor de 9 especies en México, y sólo unas cuantas más (cuatro o cinco) que se distribuyen en Centro y Sudamérica. Cabe señalar que muchas de las especies que se han descrito de este grupo en realidad son sinónimos; esto es, son diferentes nombres para las mismas especies. Los Isochilus se reconocen por presentar plantas cespitosas (amacolladas), de crecimiento simpodial, con tallos delgados, numerosas hojas distribuidas a lo largo del tallo, y raíces carnosas (algunas con tonos morados). Las inflorescencias se ubican en la punta de los tallos y no no tienen un pedicelo que las aleje del follaje. Casi todas las especies de este género se parecen entre si, y por lo tanto su clasificación es algo complicada. Un ejemplo de esta complejidad taxonómica lo represnta el Isochilus alatus, que hasta hace no mucho se llamaba Isochilus major var. alatus (Schltr.) Correll.
Read the rest of this entry »

Laelia speciosa

abril 24th, 2013 by orquidofilo

Por Eduardo A. Pérez García, Facultad de Ciencias, UNAM.

De todas las plantas que viven en México esta orquídea produce una de las flores más grandes y bonitas. El ejemplar en el cual se basó la descripción de la especie (el tipo) fue colectado nada más y nada menos que por los grandes naturalistas Alexander von Humboldt y el doctor Aimé Bonpland.

1
Flores de Laelia speciosa. Foto y cultivo: Eduardo A. Pérez-García
Read the rest of this entry »

Cuitlauzina pendula

abril 18th, 2013 by orquidofilo

Por: Eduardo A. Pérez García
Departamento de Ecología y Recursos Naturales
Facultad de Ciencias, UNAM

1
Flores de Cuitlauzina pendula. Foto y cultivo: Eduardo A. Pérez García.

Desde mi punto de vista esta especie es una de las más bonitas que crecen de forma natural en México. Se puede decir que cumple casi todos los requisitos de lo que se espera de una orquídea. Es decir, es muy bonita, las flores son de un tamaño razonable, tienen variabilidad entre plantas, y por si fuera poco también representan un reto de cultivo. Sus flores son perfumadas y miden cerca de 5 cm de diámetro. Algo muy llamativo de esta especie son sus inflorescencias colgantes, de ahí el nombre de péndula. No obstante lo anterior, cuando las plantas reciben mucha luz o incluso algunos genotipos pueden producir inflorescencias que crecen erectas.
Read the rest of this entry »

Stanhopea Frost ex Hook.: Instantes de eternidad

diciembre 16th, 2012 by orquidofilo

El género Stanhopea fue propuesto por Charles Christopher Frost, en 1829, basado en S. insignis Frost., una planta de origen brasileño. El género Stanhopea está dedicado a Philip Henry, 4º Conde de Stanhope, un aristócrata inglés, que presidió la Sociedad Medico-Botánica de Londres desde 1829 a 1837, y también fue vicepresidente de la Sociedad de las Artes. El nombre de “Stanhope” proviene de una derivación del inglés de “stan” (stony) y “hope” (hollow) agujero, y que quiere decir algo así como piedra hueca.

1
Stanhopea dodsoniana. Foto y cultivo Eduardo A. Pérez García.
Read the rest of this entry »

Barkeria melanocaulon y Barkeria whartoniana

octubre 26th, 2012 by orquidofilo

Barkeria melanocaulon A. Rich. & Galeotti y B. whartoniana (C. Schweinf.) Soto Arenas
Por Eduardo A. Pérez García, Facultad de Ciencias, UNAM

Barkeria melanocaulon y B. whartoniana son un par de especies que se han confundido mucho. Sin embargo, las dos son especies válidas que tienen varias diferencias importantes. Una de la más notorias es que en Barkeria melanocaulon las flores abren de manera casi simultánea, dando a la inflorescencia una belleza sobresaliente, mientras que en la otra especie las flores abren de manera más sucesiva. No obstante, al parecer las plantas de La Cañada tienden a tener floración sucesiva.


Barkeria melanocaulon. Foto y cultivo: Eduardo A. Pérez García


Barkeria whartoniana. Foto y cultivo: Eduardo A. Pérez García
Read the rest of this entry »

Rossioglossum grande (Lindl.) Garay & G.C. Kenn.

septiembre 19th, 2012 by orquidofilo

Rossioglossum grande (Lindl.) Garay & G.C. Kenn.

Por: Eduardo A. Pérez García
Facultad de Ciencias,
Universidad Nacional Autónoma de México.

El Rossioglossum grande es conocido como “boca de tigre”, debido a que en el sureste mexicano normalmente al jaguar se le denomonina como tigre. Esta orquídea también es conocida como “orquídea payaso”, pero como que ese nombre no me gusta mucho, sobre todo considerando que es una de mis orquídeas preferidas. Como su epiteto específico bien lo indica, las flores de esta especie son muy grandes y espectaculares; ya que llegan a alcanzar los 16 cm de diámetro. Las inflorescencias son de hasta 30 cm de largo, con unas cinco o seis flores abiertas al mismo tiempo.


Rossioglossum grande. Foto y cultivo de Eduardo A. Pérez-García
Read the rest of this entry »

Cyrtopodium macrobulbon

julio 10th, 2012 by orquidofilo

Cyrtopodium macrobulbon (La Llave & Lex.) G.A. Romero-Gonzalez & Carnevali

Por: Eduardo A. Pérez García

A pesar de ser una de las especies de mayor distribución en el país y de que es una orquídea de gran tamaño, todavía es una especie relativamente poco conocida y su verdadera identidad ha sido clarificada hasta hace relativamente poco tiempo. Cyrtopodium macrobulbon es una planta litófita, es decir que crece sobre la roca expuesta. Es muy común en sitios de roca caliza, aunque puede crecer sobre roca volcánica, en incluso sobre dunas de arena. Esta característica es una de las principales diferencias entre Cyrtopodium macrobulbon y C. punctatum, ya que la segunda es epífita y habita en la Florida (E.U.A.). Este dato es importante porque a la especie Mexicana la solíamos nombrar como C.punctatum.


Cyrtopodium macrobulbon in situ. Oaxaca, México

La distribución conocida de C. macrobulbon incluye varios estados de México, de las dos vertientes oceánicas e incluso en el centro del país y su distribución incluye además algunos países centroamericanos como Guatemala y El Salvador. C. macrobulbon crece muy bien en sitios de baja altitud, prácticamente desde el nivel del mar. Es por este motivo que se le asocia con climas cálidos; no obstante, se pueden encontrar hasta altitudes de 2,500 m, que tienen climas mucho más frescos. De hecho hay reportes de que crecía de forma natural en el Pedregal de San Ángel en la Cd. de México, pero la única planta que se conocía fue extraída de forma clandestina.

En su ambiente natural crecen sobre las rocas donde se acumula algo de hojarasca, por lo que en su cultivo se puede utilizar algo de tierra de hoja, carbón y roca calcárea, aunque se desarrollan bien en macetas con tezontle u otros medios muy porosos. En la época de reposo (finales del inverno e inicios de la primavera), esta especie pierde las hojas, en este periodo es recomendable disminuir el riego.


Inflorescencia de Cyrtopodium macrobulbon

Read the rest of this entry »

Micro – Orquídeas

abril 30th, 2012 by orquidofilo